El récord de Chile y número uno sudamericano en salto triple da positivo por marihuana. El atleta será sancionado con, al menos, seis meses por su dopaje recreativo: se perderá el Mundial.

Ayer aterrizaron en Asunción, Paraguay, los 38 atletas que representarán a Chile en el Campeonato Sudamericano de Atletismo. Llegaron en dos tandas. Desempacaron en el hotel Esplendor, el refugio nacional durante estos días. Arribaron los mejores del país, pues ésta será la última instancia para conseguir un cupo a los Mundiales de Atletismo de Londres. Y una ausencia se hizo latente: el triplista Álvaro Cortez, récord chileno y número uno del ranking sudamericano. “¿Qué pasó con Álvaro? ¿Llegará más tarde?”. Pocos entendían.

El iquiqueño, eso sí, sabía desde hace tiempo que no estaría allí. Por eso ni sueña con el Mundial. Porque una muestra de orina tomada tras competir en el Grand Prix Sudamericano Orlando Guaita, en abril pasado, en Santiago, arrojó presencia de Carboxi-Tetrahidrocanabinol (THC). Es decir, el atleta consumió marihuana. Ya figura entre los deportistas suspendidos provisionalmente en la lista de la Comisión Nacional de Control de Dopaje (CNCD).

Su error, según admite, fue infantil. Se produjo una tarde de relajo, paleando el desgaste por la preparación a la que ha estado sometido desde el año pasado. En el camino a Londres incluso había conseguido batir su propio récord nacional en el triple salto, fijándolo en 16,74 metros el 26 de marzo, 22 centímetros menos que su anterior mejor marca.

En Iquique, los jóvenes se juntan en torno a la playa Cavancha para compartir y conversar y el atleta, de 21 años, no es excepción a esa costumbre. Como en otras ocasiones, Cortez se reunió con sus amigos a debatir ideas y relajarse, pues debería saltar en menos de cinco días en Santiago, en el Grand Prix Orlando Guaita. Fue allí donde el grupo compartió un tentempié: un queque preparado con mantequilla de marihuana.

El atleta prefiere no referirse públicamente al tema, pero asume que fue un error totalmente evitable. Ya hizo sus descargos al CNCD, donde asume su responsabilidad. No hay intención de trampa, pero si infracción por consumir una sustancia prohibida.

Juan Luis Carter, presidente de la Federación Atlética de Chile, se lamenta por el error de uno de los mejores proyectos chilenos. “Es una pena tremenda que no pueda competir por esto. Está inserto en el alto rendimiento, es el primero en el ránking sudamericano, pero quizás le faltó entender lo importante que es él y lo importante que es cuidarse de esta clase de situaciones”, comenta.

Al ser el primero a nivel subcontinental y, ante una posible medalla dorada, el iquiqueño era uno de los más seguros clasificados nacionales a Londres. Todo quedó en nada. “Para nosotros sigue siendo nuestro emblema. Confiamos en que su sanción no sea alta, pues de esta sustancia no obtiene ningún beneficio, si no todo lo contrario. Hay que esperar a qué dice el Consejo”, agregó.

El presidente de la CNCD, Iván Herrera, reconoció haber recibido los antecedentes del caso, el que deberá sancionarse dentro de las próximas semanas: “El atleta asumió todo y ahora deberá ser sancionado, pero pienso que por sus antecedentes, no deberá ser castigado por más de seis meses”. Además, hizo hincapié en un problema que afecta al deporte: “Faltan sicólogos que ayuden a los deportistas. No puede ser que chicos que vengan tan bien como Álvaro caigan en esta clase situaciones”.

Éste es el quinto caso de dopaje por THC en Chile. A los basquetbolistas Carlos Aranda y Óscar Subiabre; el judoca Rodrigo Idro y la surfista María Barrios, se sumó Cortez. Un error que podría considerarse inocente, pero que lo bajó de golpe justo en un año en que pretendía hacer historia.

Fuente : LaTercera.cl

Comentario

Comentario