En el patio de formación de la Escuela de Caballería Blindada, en Iquique, los suboficiales mayores (SOMs) de las guarniciones de Iquique y Pozo Almonte recibieron los saludos correspondientes de sus comandantes de unidad, así como también del Cuadro Permanente y en especial de sus familias, en el marco de la celebración de su día institucional.

La ceremonia conmemorativa reunió a los suboficiales mayores del Cuartel General de la VI División de Ejército, la 2ª Brigada Acorazada “Cazadores, de la Escuela de Caballería Blindada y del Centro de Entrenamiento de Combate Acorazado (Cecombac).

En el acto, que fue presidido por el Comandante en Jefe de la VI División de Ejército, General de Brigada Miguel Alfonso Bellet, fueron reconocidos los SOMs, tras la lectura de saludo del Comandante en Jefe, para luego dar paso a las palabras del Suboficial Mayor de la VI División de Ejército, Suboficial Mayor Juan Francisco Cereceda Bravo, quien se refirió a la misión y responsabilidad de portar en los hombros las doradas presillas de SOM.

Momento de gran significancia se vivió con la condecoración “Al Gran Mérito Ejército de Chile”, como un reconocimiento a una carrera ejemplar y meritoria, estímulo que recibieron los SOMs Cereceda, Tacul, Ledezma, Ahumada y Romero.

El SOM es un grado jerárquico que existe en el Ejército de Chile desde el año 1932, cuando se dicta el decreto de ley que lo instauró. Es el grado más alto que puede alcanzar un integrante del Cuadro Permanente, quienes egresan con el grado de Cabo de la Escuela de Suboficiales del Ejército, para dar inicio a un largo proceso de formación y ascensos por mérito y desempeño.

Este grado representa casi toda una vida del Cuadro Permanente, que vincula el esfuerzo y voluntad, destinada a llevar a cabo las tareas asignadas, con el desafío profesional del apego a la doctrina, poseer capacidades y competencias que le permita dimensionar los sofisticados sistemas de armas que la Institución posee y como se inserta en esta dinámica de trabajo el Cuadro Permanente. A su vez, saber enfrentar un mundo dinámico y complejo, que debe ir de la mano con una solida formación valórica, militar, humanista, científica y de conocimiento.

FUENTE: Comunicaciones Comando VI División de Ejército

Comentario

Comentario