Con la presencia del alcalde, Patricio Ferreira, la Municipalidad de Alto Hospicio dio por inaugurada las actividades de celebración del Willka Kuti 5526.

La actividad se llevó a cabo en el hall del municipio y tuvo como finalidad, además de dar cuenta del nacimiento del sol, de destacar la multiculturalidad de la ciudad, junto con el apoyo y respeto hacia las distintas etnias y creencias de los vecinos que son parte de la comuna.

Además de contar con la presencia  del alcalde y concejales, en la actividad participaron representantes de las comunidades aymaras, atacameñas, coyas, diaguitas y mapuches

Durante el lanzamiento el concejal Antonio Mamani indicó: “Willka Kuti significa para nosotros el término de un ciclo y el nacimiento de un nuevo ciclo, porque el 21 de junio es el día más corto y la noche más larga dentro de la cosmovisión filosófica del mundo andino, y cómo el sol es importante para la vivencia de cada uno de nosotros se respeta al Tata Inti y se le da una señal y ofrenda, y toda la rogativa que significa de que el sol no se vaya sino que vuelva y que la vida continúe”.

Patricio Ferreira, alcalde de Alto Hospicio, recalcó que “la actividad se enmarca también en el marco del carácter de multiculturalidad que posee la comuna, dicho sea de paso, somos la única ciudad del país que se ha declarado multicultural hasta el momento, lo que se puede constatar al ingresar a nuestra ciudad y ver como flamea el pabellón que representa la multiculturalidad”.

Las actividades que se realizarán por el Willka Kuti son las siguientes:
– 20 de junio, a las 10:00 horas, en el Centro Cultural Alto Hospicio se llevará a cabo una charla magistral denominada “Cosmovisión Ancestral y su aplicación práctica según el circuito Agro Productivo del Hombre de los Andes; a las  19:00 horas se realizará un pasacalle de convite en la Avenida Ramón Pérez Canto; y a las 21:00 comenzará la Vigilia Comunitaria en la Plaza de Armas.

Para el día 21 de junio, a las 05:00 de la mañana, en el Cerro Sagrado Huantajalla, se llevará a cabo la Rogativa al Tata Willka.

Comentario

Comentario