Con nueve extranjeros detenidos, dos locales clausurados, dos con suspensión de funcionamiento y el decomiso de alimentos de mal estado en un restorán concluyó ayer el operativo de fiscalización que realizó la Gobernación Provincia de Iquique en el llamado barrio boliviano, en calle Esmeralda entre Juan Martínez y Amunátegui.

El gobernador Francisco Pinto informó que del total de extranjeros detenidos, “siete, que detuvo la PDI, corresponden a migrantes que estaba trabajando sin contrato y con visa de turistas, mientras que los otros dos –detenidos por Carabineros- son choferes bolivianos que estaban manejando buses chilenos sin licencia de conducir nacional”.

La fiscalización, dijo Pinto, se enmarca en el plan desarrollado por la gobernación que busca darle mayor seguridad a los vecinos y las vecinas, atacando el comercio clandestino como asimismo velando por la salud de la población.

De los locales clausurados, uno corresponde a un centro de llamados de calle Esmeralda que funcionaba cerca de un año sin patente, mientras que el decomiso alimentos se realizó en el restorán Sagitario. Además, inspección municipal dejó citados al Juzgado de Policía Local a tres comerciantes por realizar actividades con patentes impagas.

Para el gobernador, estos “operativos los realizamos en aquellos sectores que son denunciados por los dirigentes para así mejorar la percepción de seguridad de la población. Ahora, los hicimos en este sector, pero como gobernación tenemos un calendario de fiscalizaciones que ejecutaremos en otros sectores de la ciudad”.

En el operativo participaron PDI, Carabineros, Municipalidad de Iquique, Autoridad Sanitaria, Servicio Agrícola y Ganadero y Servicio de Impuestos Internos.

Comentario

Comentario