La ministra del Trabajo, Jeannette Jara, descartó que la reanudación del debate legislativo por la reforma de pensiones esté condicionada al resultado del plebiscito constitucional del 17 de diciembre, pese a que el Gobierno decidió postergarlo hasta después de esa votación.

La secretaria de Estado aseguró que “no vamos a tener problemas en hacer la presentación de indicaciones después del plebiscito, porque no es eso lo que condiciona que las presentemos o no”.

En ese sentido, Jara afirmó que “lo que condiciona que presentemos las indicaciones es que necesitamos un acuerdo para presentarlas porque llegar al Congreso a indicar el proyecto de ley, generando expectativas en las personas mayores, si no hay un acuerdo lo único que va a pasar es tensionar más el ambiente político, a polarizarnos y a seguir discutiendo mientras las personas en sus casas necesitan un cambio en el sistema de pensiones”.

Según la ministra aquello “no le sirve a nadie” y subrayó que “necesitamos un acuerdo previsional y si es antes del plebiscito, sería muy buena noticia; si es después, también vamos a seguir trabajando en eso”.

Además, Jara señaló que la reforma no ha sido congelada y sigue siendo una prioridad para el Gobierno, y advirtió que “no pueden seguir cediendo como haber mostrado apertura a una fórmula 4-2 en la distribución del 6% de cotización adicional si del otro lado, en la oposición, no hay señales”.

Respecto al itinerario de la tramitación en el Congreso, la titular del trabajo afirmó que sólo contempla un hito: el día en que las fuerzas políticas logren un acuerdo.