El diputado (PC) por Tarapacá, Matías Ramírez, presentó este miércoles una nueva moción legislativa que modifica la actual ley Nº19.300 para que las empresas, antes de instalar una planta desaladora, deban pasar por el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, promoviendo así la instalación de herramientas como estas pero respetando a la vez el medio ambiente y las comunidades residentes.

En ese sentido, el diputado afirmó que “Es necesario dotar de mayor resguardo ambiental pero también respetar los procesos de participación de las comunidades que tienen intereses en el lugar donde una desaladora se pueda querer instalar”.

La moción tiene como centro el proceso de participación colectiva de aquellas comunidades que se puedan ver afectadas directa o indirectamente por la instalación de una planta desaladora, como lo serían por ejemplo los trabajadores y trabajadoras de la pesca artesanal de nuestro país, quienes viven y cuyas familias dependen de los recursos del mar y productos que puedan vender.

En nuestro país la ley que rige actualmente no obliga a realizar estos procesos a aquellas empresas que instalan plantas desaladoras, las que ya superan las 30 construidas o en proceso de construcción en Chile, habiendo doce en proceso de evaluación preliminar; esperando se dupliquen de aquí al 2028 según el primer catastro nacional de plantas y proyectos de desalinización de agua de mar.

Se espera que en los próximos días la moción sea dirigida a la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputadas y Diputados.