Mafias internacionales estarían en guerra por el control de las 57 vías ilegales que existen entre Chile y Bolivia

Según consigna un reportaje del medio El Deber, las mafias operarían en el territorio chileno y una de las modalidades sería robar las patentes de los vehículos en diferentes puntos del país, para luego llevarlas a las ciudades ubicadas en el norte chileno y clonarlas

161

Chile y Bolivia comparten 57 vías ilegales que son ocupadas por el crimen organizado, especialmente para el tráfico de autos robados y la trata de personas. Por estos caminos, las mafias mantienen un conflicto por el control de la frontera y ahora en esa pugna ingresaron bandas venezolanas. 

Según consigna un reportaje del medio boliviano El Deber, la Policía de Investigaciones (PDI) estaría investigando si la organización criminal Tren de Aragua está en este negocio de vehículos robados en suelo chileno.

La investigación detalla que el negocio de los autos indocumentados empieza en la ciudad de Iquique, donde las bandas venezolanas adquieren vehículos motorizados que luego son ofertados en redes sociales a compradores bolivianos, y también paraguayos. 

Estas mafias también roban vehículos en diferentes ciudades chilenas y los introducen a Bolivia por vías ilícitas como Layaca y Tres Cruces, comunidades que están en el sur del salar de Coipasa en el departamento de Oruro, donde se reúnen las mafias internacionales. 

Los móviles indocumentados y robados desde Iquique llegan a estos puntos y luego deben llegar a los poblados bolivianos donde los vehículos chutos (autos usados, importados ilegalmente) y robados son aceptados. La principal ruta pasa por el municipio de Challapata, en Oruro. En esta localidad, las mafias revenden sus productos o, simplemente, ya habían tenido un acuerdo para entregar el auto en ese pueblo.  

Mafias operan en el territorio chileno

El medio citado sostiene que un informe de la PDI revela que las mafias operan en el territorio chileno y una de las modalidades es robar las patentes o placas de vehículos en diferentes puntos del país, para luego llevarlas a las ciudades ubicadas en el norte chileno y clonarlas. Se trataría de automóviles con marcas reconocidas que en suelo boliviano pasan a ser cambiados por droga o vendidos en ciudades.

Otra modalidad es el robo de vehículos, sobre todo en ciudades chilenas donde la minería está en auge. Luego de robar los móviles son llevados a la frontera con Bolivia y son introducidos por vías ilegales. Algo similar pasaría con los autos chutos, que llegan desde Iquique.

El reportaje indica que entre la región de Antofagasta y el departamento de Potosí, en el suroeste de Bolivia, que comprende una extensión fronteriza de 308 kilómetros, las Fuerzas Armadas identificaron al menos 57 rutas ilegales de contrabando.

El viceministro de Lucha Contra el Contrabando, Daniel Vargas, informó que, pese a los controles policiales y militares asignados en el tramo fronterizo entre la ciudad chilena de Calama y el territorio boliviano, por esas rutas ingresan vehículos indocumentados y robados, además de mercancías de contrabando hacia Bolivia.

“Hasta el momento han sido identificadas, en los 308 kilómetros de frontera entre Chile y Bolivia, alrededor de 57 rutas clandestinas que existen en la frontera con Chile; estas rutas clandestinas e ilegales son por las cuales ingresa el contrabando tanto de línea blanca como de línea negra, así como también vehículos indocumentados. Pero, además, ingresan por estas rutas vehículos robados”, informó el viceministro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí